Falcotitlan®

Falcotitlan: EL PERIODISTA AMBIENTAL DE HOY

Hugo Alberto Falcón Páez 


Los géneros periodísticos se adaptan al mundo. 

El pasado viernes 4, se conmemoró el Día del Periodista en nuestro país, y el 8 de septiembre el Día Internacional del Periodista, también se celebra el 3 de mayo el Día Mundial de la Libertad de Prensa, proclamada por la ONU en 1993. 



Día de la Libertad de Expresión, el viernes 7 de junio de 2019 se compartieron puntos de vista y la expertis de cada ejercicio en ese derecho, la cual debe ser categóricamente con un puñado de ética, moral, civismo, pero sobre todo con una noción de la retórica e historia, sentido común e inteligencia emocional. 

Los periodistas somos un instrumento perfecto que debate una lucha entre la internet y los dispositivos que la portan, maquinaria portentosa que todos por ley y noción la operamos. Somos lo que representa ser un reportero de la verdad y un escritor periódico de la realidad. En mi caso, mi primer escrito publicado en un diario fue en agosto de 1991, en el diario El Sol de Acapulco en la sección de Cultura, Sociales y Espectáculos, del cual era directora la queridísima amiga y maestra, la licenciada Eloína López Cano, que en paz descanse. 

Ahí comencé mi andar en los medios de comunicación, creaba palíndromas o poemas, así como dibujos, viñetas o caricaturas, realizaba entrevistas y reportajes que con el paso del tiempo me publicaron en múltiples diarios o revistas. También incursioné en radio, mi otra pasión. 

En el presente, tengo un poco más de cuatro años viendo de cerca otra crisis, la del medio ambiente. El planeta sufre un deterioro iniciado por el ser humano. 

Desde finales de 2015 he promovido este campo de acción, para ello diseñé un protocolo signado por las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales del estado de Guerrero y de la República Mexicana, y la Secretaría de Educación Guerrero a través de la Coordinación Estatal de Ecología. Como emprendedor social hice funcionar la UN1DAD SUSTENTABLE Falcotitlan arte + academia + imaginación, en la cual autoridades municipales y estatales otorgaron becas a infantes, quienes conocieron y aprendieron a través de algunas de las bellas artes, qué es la ecología, la sustentabilidad, el medio ambiente y la biodiversidad. Es así que he formulado campañas, cursos, talleres, charlas y asesorías para impulsar la Agenda 2030 y los Objetivos del Desarrollo Sostenible. También el Programa Internacional de Educación Ambiental, las Unidades de Medio Ambiente, así como el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Uniendo la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y la Carta de la Tierra. Es un logro haber impartido talleres entre 2016 y 2017, a más de 140 niñas y niños de escasos recursos de escuelas públicas y públicas federales de Acapulco. 

La plataforma que utilicé fue la prensa desde mi columna periodística Falcotitlan, que se publica desde hace más de ocho años en El Sol de Acapulco, he promovido y difundido el tema medioambiental, sostenible y ecológico. La radio, con Falcotitlan SUSTENTABLE por Radio y Televisión de Guerrero desde hace casi dos años y con más de 120 invitados de todos los niveles, agentes de cambio y ciudadanos. 

Qué sucede en los medios de comunicación masivos, una fusión que deben seguir quienes nos dedicamos a informar, porque mucho más lejos de eso, educamos. De manera formal, no formal o informal. 

Tengan por seguro que el mundo está sufriendo una metamorfosis, y desde la voz, la tinta o la imagen estamos logrando que gobiernos o empresas, así como el tercer sector, nos sigan de manera presencial. 

Esa libertad es la que debemos fomentar para el bien común, necesitamos alianzas de una manera transversal y holística, generacional. Eso es el periodismo ambiental de hoy. Enseñar una estructura de efecto y causa, ir llevando de la mano a quien nos lee, nos ve, nos replica y nos quiere. 

¡Viva la verdad, viva la libertad, viva la expresión! 

contacto@falcotitlan.org

No hay comentarios.:

POWERED Falcoatl MULTIMEDIOS®. Con tecnología de Blogger.