Falcotitlan®

Día Mundial de la Ecología



¿Qué es la ecología?

Relación que se da entre los seres vivos de una zona determinada y el medio en el que viven.

"Se puede estudiar la ecología de una charca o de un bosque, investigando las relaciones que se establecen entre todos los elementos del ecosistema elegido; se puede estudiar la ecología del lince, teniendo en cuenta y observando todas las relaciones que establecen estos seres con el resto del ecosistema".

Parte de la biología que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con el medio en el que viven.

El 1 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ecología, para recordar en todo el planeta la importancia de conocer y valorar las relaciones que existen entre los seres vivos y su medio, y concientizar a nuestros pueblos sobre la importancia de mantener una relación armónica con nuestro ambiente.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución del 15 de diciembre de 1972, con la que se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo, Suecia, cuyo tema central fue el Ambiente. Se celebra el 5 de junio de cada año desde 1973.

La Asamblea General de la ONU también aprobó la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El Día Mundial del Medio Ambiente es un vínculo por medio del cual la Organización de Naciones Unidas (ONU) sensibiliza a la población mundial en relación a temas ambientales, intensificando la atención y la acción política. Los objetivos principales son brindar un contexto humano, motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo; promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible, pues esta garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

Manejo de ecosistemas

Los ecosistemas promueven el bienestar humano a través de los diferentes servicios que prestan, tales como los servicios de provisión (como los alimentos, el agua, etc.), los de regulación (como el clima, la calidad del agua, el control de la erosión), de apoyo (los suelos y su producción primaria) y hasta los culturales (el turismo y la recreación).

El manejo de los ecosistemas que plantea el PNUMA tiene un enfoque de gestión de recursos naturales que busca resaltar el valor de la diversidad biológica y los ecosistemas para la economía y las sociedades, así como el coste de su degradación y pérdida. Ese manejo se enfoca en el cuidado y mantenimiento de los ecosistemas y la biodiversidad para satisfacer las necesidades futuras, tanto ecológicas como humanas.

América Latina y el Caribe es la región con la mayor diversidad biológica en el planeta y alberga a varios de los países considerados megadiversos en el mundo. Su economía depende en gran medida de esta rica diversidad biológica que, sin embargo, está cada vez más amenazada por la actividad humana y por una serie de factores que se relacionan entre sí, como la transformación y la alteración del hábitat, la sobreexplotación o el uso insostenible de los recursos terrestres e hídricos, las prácticas insostenibles de gestión del suelo, la presión demográfica y la globalización.

Una de las prioridades del PNUMA, a través de la Estrategia de mediano plazo (2014-2017), es que los países utilicen el enfoque de ecosistemas para mejorar el bienestar humano y promover el desarrollo sostenible. Para lograrlo, el PNUMA recomienda la aplicación de políticas equitativas —fundamentadas en información científica y en conocimientos tradicionales—, que sean participativas e intersectoriales y que busquen proteger y recuperar los recursos biológicos.

Nunca como ahora la ecología había adquirido tanta importancia, pues de acuerdo con algunas estimaciones cada 10 segundos desaparece una especie viva para siempre, se pierde el equivalente a 5 canchas de futbol en bosques tropicales y se generan en Venezuela al menos 2.17 toneladas de basura. Lo malo de esta historia, desde el punto de vista de la ecología, es que cuando desaparece una especie se distorcionan las relaciones existentes entre ella y otros seres vivos, como sucede con la desaparición de los bosques y la regulación climática e hidrológica, y la producción de basura, que introduce contaminantes a las aguas, los suelos y el aire.

Por su parte, la explosión demográfica es tan grande, que a partir del 31 de octubre, fuentes de naciones unidas consideran que ya somos más de 7 mil millones de personas, de las cuales, 1.9 mil millones viven en pobreza extrema y 900 millones carecen de un servicio seguro de agua potable y saneamiento. Tal crecimiento demográfico demandará mayor cantidad de recursos, y que para el 2050, habremos perdido más del 50 por ciento de los ecosistemas naturales, al ritmo de la destrucción actual.



No hay comentarios.:

POWERED Falcoatl MULTIMEDIOS®. Con tecnología de Blogger.